Una velada especial se vivió el sábado 5 de mayo en el Teatro Vera, con el concierto de la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón dirigida por el maestro internacional Enrique Arturo Diemecke. Se presentó ante una sala colmada y más de 400 personas que disfrutaron de esta galardonada y distinguida como mejor Orquesta Sinfónica Argentina desde una platea improvisada afuera del teatro correntino.

 

En la ocasión tanto el gobernador Gustavo Valdés, como el presidente del Instituto de Cultura de Corrientes, Arq. Gabriel Romero, hicieron entrega de presentes a las autoridades nacionales de la Orquesta Filarmónica y del Teatro Colón, y destacaron que esta era la primera de muchas propuestas que se generarán entre el Gobierno de Corrientes y el Gobierno porteño.

 

Una hora antes casi están todas ocupadas las sillas en un sector frente al Teatro, hay sillas en un sector bajo carpa y otro bajo el amparo de las estrellas. Pasada las 19.30 se abren las puertas y comienza a ingresar el público a la sala del Teatro Vera. En las platea algunos avanzan con pasos rápidos para ocupar las primeras filas.

Sobre el escenario todo está dispuesto, los atriles, las sillas, las luces, hay flores al pie. El público se amplifica en una franja amplia desde jóvenes a adultos mayores. Mientras se aguarda el inicio de la velada muchos aprovechan para encender charlas animadas mientras otros disparan fotos con entusiasmo.

A las 20 ingresan los músicos al escenario. Comienzan a estallar los aplausos.

Las luces se apagan gradualmente. La cúpula queda brillando al amparo de su arte magníficamente pintado hace ya algunos años por el arquitecto José Ramírez.

"Aquí estamos encantados de poder acercarnos a ustedes con este concierto. Si bien no se pudo hacer en el anfiteatro Cocomarola, estamos felices de todos modos de poder hacer este concierto. Este tendrá autores que han sobrevivido y han pasado por el colador del tiempo para estar todavía vigentes en todo el mundo. Esta música ha inspirado mucho a otras corrientes artísticas. Las dos primeras obras son de Gioacchino Rossini, quien compuso El Barbero de Sevilla y Guillermo Tell”, explicó Enrique Arturo Diemecke, director de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires antes de comenzar la velada.

Tras el primer tema ya todo es exultante. Aplausos, vítores del público, expresiones del director recorriendo con su mirada todo el Teatro Vera. La alegría se contagia en el ambiente. “Bravo, bravo, bravo”, repite el público con entusiasmo.

"Es increíble como estos compositores lograban crear con la música. Ellos nos dan la posibilidad de que nosotros pudiéremos tener las imágenes y hasta vivir algunas sensaciones únicas e irrepetibles. La 7º Sinfonía de Beethoven. Este concierto es parte de un programa que se llama El Colón Federal. La idea es compartir conocimiento. El Colón abrió sus puertas por más de 150 años para que la gente pueda disfrutar de las cosas que ahí suceden. Ahora además abre sus puertas para llegar con toda esa magia a todo el país. Por ello vamos a diferentes lugares del país y por ello estamos acá, por ello visitamos Corrientes", explicó el director antes de continuar con lo que en principio sería la última parte.

Cuando dio detalles de los movimientos habló sobre una parte que tiene la imitación de un acordeón. "He leído que acá en los campos se toca el acordeón para poder comunicarse, para poder bailar, para poder interpretar música. Entonces ahora ustedes se van a imaginar que Beethoven pasó por acá", deslizó y encendió sonrisas en todo el auditorio. 

Tanto dentro como fuera del Teatro Vera el Público escucha con atención, hay silencio y miradas serias. Afuera algunos transeúntes se detienen y ocupan las pocas sillas que quedan vacías. Otros ya observan de pie. La 7º Sinfonía de Beethoven se cierre con aplausos entusiastas y muy animados. 

Sobre el cierre el arquitecto Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura de Corrientes entregó un mate artesanal al director Enrique Arturo Diemecke. A su turno el Gobernador de Corrientes hizo entrega un ramo de flores a la directora general del Teatro Colón María Victoria Alcaraz. Como si fuera como el director sorprendió anunciando un tema más y la Orquesta Filarmónica del Colón interpretó Pueblero de Allá Ite, tema compuesto en música y letra por el recordado Pocho Roch. 

"Este fue un público maravilloso. Esperamos volver. Fue todo muy bonito. Mientras hacíamos Pueblero de Allá Ite se abrió la cúpula para que esta interpretación llegara al compositor. Fue decidido esta mañana. Tuvimos lista la música a las 18.30, tuvimos que arreglar muchas cosas y leímos muy rápido para salir a una presentación donde el corazón comendó todo lo que hicimos", destacó después el director de la Filarmónica.

Por último, la directora del Colón destacó que las características del Teatro Vera que van a permitir seguir trabajando mancomunadamente entre todos. “Las construcciones colectivas son sólidas”, advirtió. "Esta fue una alegría y se vivió una noche muy intensa. Para la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, para el Teatro Colón y para la ciudad de Buenos Aires poder llegar a Corrientes y brindar un concierto de estas características fue muy importante. Estamos muy honrados por esta invitación. El Teatro Vera es una joya y una maravilla de la cultura. Además tiene un valor patrimonial importante para Corrientes y el país", finalizó.